martes, 9 de enero de 2018

¡FUERA LA VERJA!

Archivo Municipal

El domingo 16 de agosto de 1925 el Diario de Valencia y como “Temas de Verano”, se hacía eco de unas manifestaciones del alcalde en las que anunciaba el próximo acuerdo municipal para quitar la verja de la Glorieta, decisión que por lo visto había sido el objetivo de anteriores concejales, de uno u otro “régimen”. La razón estaba clara: la conexión directa entre la calle de la Paz con la avenida de Navarro Reverter por donde iban a discurrir las vías de los tranvías.

La redacción del diario vaticinaba de forma escueta la desaparición de árboles hermosísimos, mientras que jocosamente vaticinaba que “aquello puede ser motivo de festival, con himno, por supuesto”. Y al mismo tiempo daba “el pésame a los niños, que pierden el único sitio decente que tenían para sus expansiones”.

Y lanzaba su pronóstico: “¡No habrá ningún concejal que se oponga! El acuerdo será por unanimidad”.

Su desaparición fue rápida, pues a menos de un mes, el 22 de septiembre de aquel año quedó totalmente desmontada la verja de la Glorieta, con la presencia de numeroso público y la añoranza de quienes entrados en muchos años, recordaban el lugar como el paseo de sus primeros amores, quejosos por la desaparición de tan hermosa verja de hierro, mientras que otra parte del gentío lo veía con buenos ojos:

“-Ya era hora de que la Glorieta dejase de vivir aprisionada entre hierros, y sea abierta a los cuatro vientos, dando a las calles que la circundan aspecto de ciudad grande”.

Así resumía el redactor de El Pueblo las opiniones de ambos bandos, aunque lanzaba un guante tanto al Alcalde como al Director de Paseos, Sr. Peris, en el sentido de que su mayor preocupación debería ser la artística,  señalando la Fuente de Trifón (sic) y el Palacio de Justicia, como merecedores de una ornamentación adecuada.

“La reforma debe hacerse y terminarse con largueza, con gusto, con depurado arte, para demostrar a quienes por esa parte de la ciudad penetren en ella, que aquí se siente el arte”, terminaba el periodista. 

En la foto de los últimos días de la verja vemos su magnífico aspecto que había lucido desde 1860. Hasta siete fueron sus puertas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...