sábado, 6 de mayo de 2017

COMERCIOS Y TRANVÍAS

Archivo Esteban Gonzalo

Postal de editorial FISA, con Foto Alfonso de los primeros años sesenta del siglo pasado, de una perspectiva de la calle San Vicente Mártir entre la avenida de María Cristina y la plaza de la Reina, con especial protagonismo del edificio del chaflán, construido cuando remodelaron una extensa zona urbana del centro de Valencia.

Inmueble que Trinidad Simó en su obra Valencia Centro Histórico. Guía urbana y de arquitectura define como “de estilo casticista, diseñado por el arquitecto Francisco Almenar Quinzá en los años treinta del pasado siglo. Un gran bloque recayente a tres calles y con el punto más importante en la esquina San Vicente-María Cristina, con gran chaflán con miradores y torre como remate, enfrentado a la entonces plaza de Emilio Castelar y actual del Ayuntamiento, como respuesta a la mayoría de los edificios de ésta. El edificio, más que por los recursos monumentales-casticistas que presenta (con lo que se aproxima indudablemente a dicha plaza), ofrece el interés de ser un gran complejo de viviendas –cuarenta-, oficinas y comercios”

La tercera calle que no menciona es la de San Fernando. Era popularmente conocida como “finca del porquero”, ya que fue promovida por José Martí, comerciante de cerdos, quien años después la vendió a la Assicurazione Generali.

La historia comercial del chaflán comenzó con los grandes almacenes "Los Sótanos", en los años sesenta del pasado siglo estaba Ferretería Blasco, Calzados Gaspar, con un pasaje-escaparate entre la calle San Vicente Mártir  y la avenida María Cristina, está más de diez años calzando a conciudadanos y visitantes, y con poca antigüedad una Heladería-Pizzería. 

La instantánea es un peculiar museo de los tres tipos de tranvías que entonces circulaban por la ciudad, series 100, 200 y 400, y de éstos uno con carrocería mastaba y otro zeppelín. Hacia la plaza de la Reina, en vanguardia el 100 y en lontananza el 200, y en sentido contrario cerca el mastaba y lejos el zeppelín.

En el parque motor tranviario también había tres vehículos articulados tipo 500, pero cada uno fue construido utilizando dos de la serie 100 con un añadido intermedio unido con fuelles.


Texto de Esteban Gonzalo Rogel. 
Foto de su archivo.  
                               

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...