miércoles, 1 de marzo de 2017

ESTAMPAS DE PATRAIX - III


Plaza de Jesús en 1930. Tintas sobre papel Fabriano. 29x20 cm. Dibujo de la serie "Patraix antiguo" para Paqui López de Foro Inmobiliario.
https://www.facebook.com/santiagolopezmanteca/

Plaza de Jesús

Es un domingo otoñal. Las campanas llaman a misa y la gente, lenta y ordenadamente, accede al imponente templo. Cerradas y mudas, las  pequeñas casetas de madera del mercado están descansando del enorme trasiego de la semana.

El dibujo está basado en una imagen de 1930 y nos muestra la  iglesia de Santa María de Jesús al fondo y el mercadito antiguo a la izquierda.

Al ver la fotografía que sirvió de modelo para el dibujo me vino inmediatamente a la memoria el recuerdo de aquel humilde mercado. En esas mismas y estrechas calles, jugaba de niño con mis amigos “Juniors” de la parroquia en las tardes de los sábados. Viene a mi memoria el recuerdo  peculiar de aquella mezcla de olores, casi perfume. Aquel suelo de cemento olía a salazones y encurtidos, frutas y hortalizas, óxido y agua, lejía y jabón… era el sitio idóneo para jugar al escondite, al pañuelo… para ensayar nuestras canciones de misa con la guitarra.

En los años 90 del siglo pasado, aquellas humildes casetas, pintadas y repintadas mil veces, fueron demolidas para dar paso al diseño moderno y rompedor del mercado actual. De aquel mercado antiguo solo queda la forma de triángulo que ocupa la parcela de terreno. Ahora, el techo del edificio del mercado, un gran prisma triangular, evoca a una gigantesca nave espacial, como sacada de la película “la guerra de las galaxias”.

En cuanto a la iglesia, qué decir… Es seguramente el lugar que atesora más historia y arte del barrio de Patraix.

La iglesia y antiguo convento de Santa María de Jesús data del siglo XV y fue fundada por Alfonso “el Magnánimo”. A ella le dedicaré una mención aparte con otra de mis estampas. Solo decir brevemente que en él vivió y murió el beato franciscano Nicolás Factor (que da nombre a la calle que desemboca en la plaza), una persona venerada en su época hasta por el mismísimo emperador Felipe II que fue uno de los más ilustres visitantes de mi queridísimo barrio. Es de reseñar que la entrada del templo dispone de cuatro arcos y no tres como se ve en la actualidad. El cuarto arco está oculto por una edificación que se hizo a posteriori y que fue destinada a viviendas de los sacerdotes.

Texto y dibujo. Santiago López Manteca

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...