miércoles, 30 de diciembre de 2015

GULLIVER EN EL PAÍS DE LOS LILIPUTIENSES CUMPLE 25 AÑOS

Foto de Esteban Gonzalo 

1990 - En el día de ayer se han cumplido los veinticinco años de Gulliver, el parque donde la parte principal es la colosal figura del conocido personaje de los cuentos de Jonathan Swift, cuando es atacado por los liliputienses, quienes lo sujetan con cuerdas, mientras duerme. Por sus dimensiones, 70 metros de longitud y 800 m2 ocupados atrae poderosamente la atención de los visitantes en el tramo XII del Jardín del Turia, en el antiguo cauce del río a su paso por Valencia.

Fue una idea del proyectista Rafael Rivera, el dibujante Sento Llobell y el artista fallero Manuel Martín, quien lo hizo realidad con fibra de vidrio y poliéster, ya que el Ayuntamiento de Valencia consideró genial el proyecto y   apropiado la Consellería d’Industria, Comerç i Turisme. Fue realizado en un año, costó cerca de 800 millones de pesetas y en su interior, con capacidad para 250 niños, construyeron a escala la ciudad de Valencia.

La figura está llena de rampas, escaleras y toboganes para que los visitantes, como si fueran habitantes de Liliput, puedan pasear por el cuerpo del gigante. En el exterior liliputienses y el interior gigantes. Está ubicado en un área específica de juegos para niños (monopatín, minigolf, estanque, tablero de ajedrez gigante…).

Una colosal escultura donde disfrutan los niños y con la excusa de acompañarles los mayores, y a donde todos deben ir con ropa adecuada para los rozamientos.

Está abierto de 10 a 20 horas, con entrada gratuita y es uno de los espacios más concurridos y apreciados del Jardín del Turia. A pesar de existir actualmente muchos lugares a donde acudir con los niños es muy visitado llegando a puntas de diez mil visitantes diarios en Semana Santa. Escolares y turistas, que lo descubren por Google Maps cuando buscan la Ciudad de las Artes y Las Ciencias, son mayoritarios los días laborables, mientras que padres con sus hijos lo son los  domingos y días festivos.

En 2012 estuvo dos semanas cerrado para realizar importantes labores de mantenimiento y sustitución de materiales deteriorados como cuerdas y redes, con un coste total de 90.000 euros, y ahora está pendiente la restauración de los deterioros que en el interior de la escultura causaron las últimas lluvias.

El Parque del Turia, es el netamente urbano más grande de Valencia y comparable a los mayores de Madrid, París y otras grandes urbes.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

lunes, 28 de diciembre de 2015

UNA FACHADA DE CARTÓN-PIEDRA PARA EL EDIFICIO EURO TODO.

Photo Studio Jose Ratblau 
El tripartito municipal ha llegado a un acuerdo para revestir con una fachada de cartón-piedra el Edificio Eurotodo, medida que presentará en el orden del día del próximo pleno. El edificio Eurotodo, ubicado en la plaza del Ayuntamiento esquina con la calle Barcas, y su vecino de la plaza del Ayuntamiento, 19, fueron levantados en los años 60 con fachada de acero y cristal. Existe un gran consenso entre arquitectos, ciudadanos y políticos en que ambas construcciones están levantadas en un estilo que rompe la armonía del resto de inmuebles de la plaza, con fachada de piedra.

La idea que más gusta a los técnicos municipales es recuperar la fachada del Hotel-fonda España, que estuvo en el mismo solar entre 1899 y 1962, aunque con la altura que tiene el actual inmueble.

El equipo municipal ha fijado como objetivo que en el plazo de tres años esté terminada la nueva fachada. Durante el primer año se convocará un concurso de arquitectura en el que será requisito imprescindible que las fachadas presentadas no contengan ningún tipo de simbología religiosa; además, se valorará la armonía del proyecto con respecto al resto de la plaza y su coste; será un plus el parecido con la antigua fachada del Hotel-fonda España. Durante el segundo año, artistas falleros construirán las piezas del proyecto y durante el tercero se le acoplarán las distintas piezas a la fachada original. De esta forma, en las Fallas de 2019 ya se podrá contemplar la imagen nueva (o antigua, según se mire) del edificio.

El Partido Popular, aunque está de acuerdo en que el edificio desentona en la plaza, tilda la medida de electoralista, pues la fachada estará lista apenas un par de meses antes de las próximas elecciones municipales y autonómicas, justo unos días antes de que finalice el plazo para realizar inauguraciones. «Los artistas falleros son capaces de levantar una falla de la Sección Especial en menos de quince días, por lo que un año es un plazo excesivo» ha declarado Alfonso Novo, portavoz del PP en el consistorio. Además, según Novo, «la izquierda quiere eliminar la imagen del edificio por ser un símbolo del desarrollismo franquista». Por último, antes de tomar una decisión quiere conocer quién asumirá el coste de la medida, ya que se niega a que sea a cargo de las arcas municipales, pero tampoco le parece adecuado que sean las empresas del inmueble, en su mayoría pymes, quienes soporten el coste. «La izquierda pretende que el coste de sus decisiones las sufra el empresariado, seguro que no actúan de la misma forma respecto a la sede de CC.OO. en la plaza de Nápoles y Sicilia, a ellos no les harán poner, y menos pagar, una fachada que oculte su mamotreto» ha declarado el líder de la oposición.

Desde el tripartito responden que se decantan por hacer la fachada de cartón-piedra para abaratar costes y para no añadir peso al edificio. «En 1987 se construyó la fachada del Ayuntamiento en cartón-piedra para ser quemada en cuatro días y el PP no dijo nada de su coste. Y ahora que se quiere construir para que dure muchos años, lo critican. Además, servirá para dar empleo a artistas falleros» ha manifestado el alcalde.

Parece ser que Ribó esperará al pleno municipal para desvelar cómo se financiará la fachada. Según fuentes bien informadas, el empresario Wang Jianling, conocido en nuestro país por su participación del 20% en el club Atlético de Madrid y por haber adquirido el Edificio España en Madrid, podría financiar la operación a cambio de hacerse con la propiedad del edificio. Hace unas semanas el hombre más rico de China declaró que «mi objetivo es comprar un edificio emblemático en cada capital española» y que «los chinos ya nos hemos hecho con el comercio minorista, ahora nos falta el sector de los grandes almacenes». Así pues, todo indica que el edificio se destinará a un centro comercial para el que se barajan nombres como Galerías A-Euro-Todo, El Colte Chino (ya está registrado El Corte Chino) o Che Qin Kong-Chung.

Texto de Eduardo Colomer Martínez

sábado, 26 de diciembre de 2015

INAUGURACIÓN DEL MERCADO COLÓN HACE 99 AÑOS Y UN DIA



Archivo Salvador Monmeneu (Ca. 1922)

 1916 - Durante el mes de junio corrió el rumor de la inminente inauguración del Mercado de Colón. Los vecinos, expectantes ante la grandiosidad que a sus ojos se ofrecía, merced a la valenciana simbología de su fachada principal, estaban, al mismo tiempo, muy ilusionados por su puesta en marcha, lo que iba a significar una gran mejora para el Ensanche.

 Sin embargo, no sería hasta final del año cuando ya de una vez llegó el día esperado. El momento oficial de la inauguración tuvo lugar el 25 de diciembre con la presencia de una comisión muy numerosa presidida por el Alcalde. Tras el acto, en el local del mismo destinado a tenencia-alcaldía, el León de Oro sirvió un esplendido lunch, con discursos a cargo del Alcalde Sr. Gurrea y los miembros del Comite Organizador del Mercado de Colón, Sres. Banquells y Miralles, mientras la Banda Municipal y en su momento amenizaba la velada.

Pero en la víspera y como celebracion de la apertura se había celebrado una vistosa cabalgata que tuvo su inicio en la Plaza de Toros, en un recorrido por la ciudad en la que figuraban junto a la Reina de la Fiesta sobre una carroza una representación de la belleza valenciana  formada por un ramo de señoritas que se ofecía en un landó. A su paso por Capitanía General fueron obsequiadas con ramos de flores. El cronista se atrevía a decir que la carroza era la mejor que se había visto en Valencia en los últimos cuatro años, obra de los artistas Villalba, Benedito, Desfilis, Cabrelles y Aragó.

 En el nuevo mercado se congregaron las autoridades valencianas en gran número, al igual que personalidades de la vida política, social y cultural en un programa de actos que se prolongó por la tarde. 

Y de lo más ocurrente fue la feliz decisión de proclamar como "Hijo Adoptivo del Mercados de Colón" al niño o niña más pobre que naciera el 1 de enero de 1917. De tal manera que el inmediato 14 de enero, ya en marcha el nuevo mercado, en un acto celebrado en el Palace Hotel, tal y como nos informa el Diario de Valencia del día siguiente, recibió este nombramiento el niño Juan Flor Jiménez “hijo de un honrado matrimonio, pobre de solemnidad y habitante en la plaza del Músico Gomis, número 2, portería”, entre otros tres nominados que fueron agasajados con un recuerdo ante el Ministro de la Gobernación. A nombre del niño proclamado se abrieron unas libretas de ahorros con donativos por parte de algunas autoridades asistentes al acto.

 El Ensanche tenía su Mercado. Hoy se cumplen los 99 años y un día de su recorrido.

jueves, 24 de diciembre de 2015

LAS ESTRENAS

Archivo Rafael Solaz 

1950 Ca. -En los años cincuenta era habitual que el número de hermanos en una familia fuera de tres, de cuatro o de más, en una costumbre que venía de antiguo cuando su formación era incluso superior: familia muy numerosa se decía...Y en estas, eran muchos los "tíos y las tías" que se iban generando esparcidos por la ciudad, con la peculiaridad en su grado de "tíos primeros", "tías segundas", aunque había un momento en el año en el que la proximidad estaba cantada.

Era el momento de las “estrenas”: el aguinaldo navideño que justificaba la visita al domicilio familiar en ocasión tan interesada.

Recuerdo aquel instante en mis años infantiles con la  llegada a la pastelería de “la tía Encarna” que lo era por estar casada con mi tio Tari, hermano de mi abuela materna Amparo, dueña de Dulces Soria de la calle Cuarte, tal como indica el folleto, con sus hijas Encarnita, Amparín y Bele primas segundas mías, tras el mostrador, en busca de las “estrenas”. 

Momento entrañable aquel, como lo ha sido el que llegara a mis manos tan insospechado folleto, tal y como si fuera el aguinaldo de aquellos años perpetuado en el tiempo.


Días de Nadal, días de estrenas.

martes, 22 de diciembre de 2015

OFRENDA Y TRIBUNAL DE LAS AGUAS


1974 - Bella papeleta de lotería para el sorteo de Navidad del año 1974 de la Comisión Infantil de la Falla Carrera San Luis-Avda. Doctor Waksman de Valencia.

Ocupando casi media participación hay una imagen de la Ofrenda con mujeres ataviadas con el traje regional pasando por delante de la puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia. Llevan en su regazo un ramo de flores que pocos segundos después entregaron a los vestidores que estaban confeccionando el manto de la Virgen de los Desamparados.

En el resto de la papeleta hay una reproducción parcial de la obra más conocida del pintor valenciano Bernardo Ferrándiz Badenes (Valencia 1835, Málaga 1885), El Tribunal de las Aguas realizando un juicio. Fue premiada en 1864 con una medalla en la Exposición Internacional de Bayona (Francia) y está expuesta en el Museo de Burdeos. El autor realizó una réplica para la Diputación de Valencia.

Participación de cuarenta pesetas, a repartir entre dos números, que imprimió en color Fenollers de Alboraya.

Esteban Gonzalo Rogel

domingo, 20 de diciembre de 2015

HIJO DE MIGUEL MATEU


Archivo Rafael Solaz

1930 Ca. - Miguel Mateu y Pla,  conocido por "Mateu dels Ferros ", hijo del creador del mítico Hispano-Suiza, fue líder en la industria del hierro. Desde la ciudad condal, con sedes en Madrid, Valencia y Bilbao, abasteció desde sus fundiciones a los empresarios de la construcción que optaban por las mejores obras de acuerdo con el estilo modernista que se había impuesto avanzada la segunda mitad del siglo XIX, con predominio del cristal y el hierro, en sus diseños de vanguardia para las llamadas a ser emblemáticas edificaciones del nuevo siglo construidas en sus primeras décadas.

Pero su mercado no tenía límites y desde sus fabricas y fundiciones atendía todas las peticiones del sector, desde el sencillo clavo a la más sofisticada herramienta. La industria de la construcción no podía estar ajena a las constantes innovaciones que en el primer tercio del nuevo siglo surgían de Hijo de Miguel Mateu.

Con domicilio en la calle Guillen de Castro número 5 y telefono 13000 redondo, la empresa iniciada por "Mateu dels Ferros" contaba en Valencia con apartadero ferroviario propio situado cerca de su almacen de viguetas y hierro existente en unos terrenos proximos a la playa de vías de la Estación del Norte.

El ciclista que vemos en la foto ha dejado atrás, a su izquierda, la Facultad de Medicina y el Mercado de Abastos y pedalea frente a la Iglesia de San Agustín, al tiempo que nos permite contemplar la publicitaria fachada de Hijo de Miguel Mateu, empresa al servicio de la construcción: hierros, aceros, tubos, ... clavos de hierro, se lee.

viernes, 18 de diciembre de 2015

SUS MAJESTADES ANTE LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN


El 12 de mayo de 1923 tuvo lugar la Coronación de la Virgen de los Desamparados y como no podía ser de otra manera, Valencia recibió con agrado la presencia de Sus Majestades. Fueron muchos los actos que se celebraron por diferentes instituciones y asociaciones valencianas. Valencia se vistió de gala y tanto la torre del Miguelete como la de Santa Catalina fueron pródigamente iluminadas, al igual que la Estación del Norte.

Alfonso XIII y su esposa Victoria Eugenia llegaron en la víspera y tras una recepción, tuvo lugar una Batalla de Flores y por la noche se celebraron unos fuegos artificiales en la Plaza Tetuán.

El acto de la Coronación se llevó a cabo ante el puente del Real con la asistencia de ilustres invitados y entre una gran multitud.  Por la tarde se ofreció una corrida de toros, finalizando la jornada con una función de gala en el Teatro Principal con representación de ópera.

El domingo 13 también tuvo su programa de actos religiosos: por la mañana en la Catedral y por la tarde una procesión por la calles de la ciudad. Por la noche hubo un baile de gala en el Palacio de los Marqueses de Benicarló, así como tracas y castillos de fuego en diferentes emplazamientos.

El lunes 14 se completó con una repleta agenda de actos en diferentes centros y  con  una fiesta militar en el paseo de Alameda en la que la Reina Victoria Eugenia tomó el mando del Regimiento de Caballería de su nombre. El almuerzo tuvo lugar en la Vallesa de Mandor  Por la tarde, el Rey visitó la Sociedad de Tiro al Pichón y la Reina la Casa de Caridad.

Pasadas las 20 horas,  los Reyes emprendieron su viaje de regreso a Madrid.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

FESTIVIDAD DE SAN CRISTOBAL



En muchas ciudades españolas y, especialmente, en Valencia, desde principios del siglo XX se celebra el día 10 de julio, la festividad de San Cristóbal con la bendición de los automóviles, ya que éste santo es el patrón de automovilistas, taxistas, camioneros y conductores en general.

Según la tradición católica, San Cristóbal fue un hombre de gran tamaño, un gigante, que trabajaba como portador de personas y bultos para atravesar un vado de un río. En una ocasión ayudó al niño Jesús a cruzar el río, cargándolo sobre su hombro (así se le representa en todas las imágenes). Sorprendido por el enorme peso del niño, éste le explicó que el peso se debía a que cargaba con todos los pecados del mundo. El nombre de Cristóbal significa precisamente eso: portador de Cristo.

Con el tiempo fue considerado el patrón de los arrieros (personas que trabajaban transportando mercancía), luego de los camioneros y posteriormente, patrón de todos los automovilistas.

En nuestra ciudad, San Cristóbal también fue el patrón del Gremio de los Pelaires, los cardadores de lana.

En la imagen, del fotógrafo Finezas, podemos ver la bendición de automóviles en el año 1952.

Texto de Mauro Guillén

lunes, 14 de diciembre de 2015

ERMITA DE LA SOLEDAD

Archivo Salvador Monmeneu

1925 - Durante el pasado siglo, en su primera mitad, el Paseo de Alameda y en paralelo tuvo de antiguo el conocido como Camino de la Soledad, que fue reemplazado en su nombre por el de Mariano Aser, gran protagonista e iniciador de la Feria de Julio.

La desaparecida ermita que daba su nombre al camino fue construida en el siglo XVIII con motivo de un peculiar suceso ocurrido en 1717, cuando un barco inglés se dedicaba al contrabando de sal en la playa del Puig.

Desde el convento de Ara-Cristi de la localidad acudieron unos mozos en su beneficio, siendo sorprendidos por los Guardas de Rentas que incautaron la mercancía deteniendo a sus portadores. El Vicario Capitular y ante la ausencia de Arzobispo, sin demora alguna, amenazó con la excomunión si no se liberaban los apresados. Ante su negativa, el vicario cumplió su amenaza en la persona de Don Rodrigo Caballero, el intendente.

El Cabildo y la Audiencia entraron en pleito. Finalmente, por parte ésta fueron extraditados del reino el vicario más cuatro canónigos.

El intendente D. Rodrigo, que había construido la Alameda, quizás arrepentido y al logro de que se le levantara la excomunión,  como penitencia, ordenó la construcción sobre una antigua ermita en la zona dedicada a la Virgen de la Soledad, otra de nueva planta y con mayor realce. Y lo fue en forma de templete "con esbelta cúpula, y decorada con profusión de mármoles y jaspes". Sus imágenes fueron labradas por Julio Capuz y "siete lámparas de plata pendían de la cúpula. Rodeaba el santuario una plazoleta, cercada de naranjos, rosales y jazmínes, y entre un bosque de olmos se abría paso desde su puerta hasta la del cercano convento de San Juan de la Ribera, la sagrada Vía Crucis".

La ermita fue derribada al tiempo que sufría el mismo destino el Palacio del Real ante la invasión francesa en 1810. En su recuerdo, en el lugar próximo a la ermita, se levantó la columna con cruz arriba que vemos en la foto de 1925.

sábado, 12 de diciembre de 2015

REPESO MUNICIPAL


Archivo Rafael Solaz

1912 - El pan falto de peso era sometido a una minuciosa vigilancia por parte del Ayuntamiento en beneficio de los consumidores, más aún al ser un alimento de primera necesidad, en especial para los más humildes que tenían en el pan y por su economía, lo básico del diario sustento familiar. 

Y entre sus muchas funciones los empleados de Repeso, provistos de una balanza y un saco, se presentaban todos los días en los alrededores del mercado a la espera de los carros de pan, cuando estos, "los ruteros", se dirigían a sus puestos, a los que echaban el alto decomisando las barras que no alcanzaban su peso, extendiendo la multa correspondiente.


El Pueblo

Y de esta guisa, en las fiestas de fallas de 1912 y en la calle de Gracia número 32, panadería, el Diario de Valencia en su columna Gacetillas, se hacía eco acerca de D. Senen Tortajada, maestro de obras y propietario del horno que era sucursal del "Forn de Benicalap",  quien alardeaba de su honradez mediante una fallita que había "plantado" para el disfrute de su clientela, "alusiva al repeso del pan que con tanto celo y aplauso del público han hecho alarde los señores tenientes alcaldes en lo que va de año nuevo". A su pie podía leerse:

"El repés ni un pá s'andut
del forn de Benicalap,
el dona llarc com ningú
y superior calitat.

D. Senen Tortajada, a la sazón, quien entre mi familia hace muchos años era mencionado en palabras de mi madre como el abuelo Senen, mi bisabuelo.

jueves, 10 de diciembre de 2015

ESTACIÓN PONT DE FUSTA EN UNA VIEJA FOTOGRAFÍA


1918 Ca - Un día de los primeros años de la segunda decena del siglo veinte el fotógrafo valenciano Francisco Sanchis Muñoz, cuyo biznieto continua la saga en la calle Serranos de Valencia en el Estudio Fotográfico Sanchis 1901, tomó esta instantánea del edificio de la Estación Central de la Sociedad Valenciana de Tranvías y Ferrocarriles Económicos cuando por la calle Orilla del Río, posteriormente Cronista Rivelles, pasaba un carro tirado por dos acémilas, un mulo en las barras y delante un asno para ayudarle en la tracción. Pegado a la verja hay otro carro con un barril grande y otro pequeño, y en el patio de la estación varios viandantes, una tartana y un coche, ambos con tracción animal, esperando la llegada de viajeros. No había tranvía hasta la estación término pero sí un ómnibus hasta la plaza del Mercado cuyo viaje costaba 10 céntimos.

Inaugurada como Estación Central, oficiosamente de Santa Mónica y popularmente de La Valenciana, La Estaçioneta, Puente de Madera y Pont de Fusta, según épocas, fue inaugurada con gran pompa el 7 de julio de 1892 al unísono que la línea del Grao, abierta a la explotación el día 8 y clausurada al final del 4 de mayo de 1995 junto con el tramo del trenet hasta Palmaret, ya que el día siguiente le sustituyó la variante soterrada entre ese apeadero y la estación Alameda para la conversión del ferrocarril de Rafelbunyol en línea 3 de Metrovalencia.

El simétrico edificio de líneas clásicas, tres cuerpos y 37 metros de longitud de fachada, fue proyectado por el arquitecto Joaquín María Belda, que después fue presidente de la Real Academia de San Carlos, para atender los servicios de explotación y como sede administrativa de la compañía. Tenía inicialmente pasillos cubiertos en ambos extremos y una marquesina con forja de estilo modernista cuya construcción fue contratada a Arfella Hnos. en 1912 y restaurada al unísono que el edificio para su nuevo destino como sede de la policía autonómica desde 1999. En épocas lejanas desaparecieron parte de los adornos de la marquesina y en 1922 le añadieron un anexo en la parte oeste de la edificación que rompe la simetría. Estación construida sobre un terraplén, para evitar inundaciones del cercano río, que fue realizado con escombros por los que llegaron a pagar hasta a una peseta el carro, según destacaban los diarios de entonces.

En 1912 salían diariamente 35 trenes de viajeros y terminaban viaje otros tantos, todos remolcados por las locomotoras de vapor adquiridas a la británica Hunslet Engine Company. Servicios hacia o desde las líneas a El Grao, Rafelbunyol, Bétera y Llíria, con la particularidad de ir en ocasiones las composiciones para o desde los dos últimos itinerarios juntas en el tramo de vía única, como entonces todos los trazados, de 4 km. entre Valencia y Empalme. Líneas férreas de vía estrecha con importante movimiento de mercancías, principalmente para su exportación por el puerto de El Grao, que fue electrificada entre 1917 y 1926.

Para minimizar la percepción de lejanía y facilitar el desplazamiento a los viajeros, la sociedad ferroviaria encargó la construcción de una pasarela, inaugurada en 1892, con entramado metálico y pavimento de tablones en sentido oblicuo al cauce y como recta prolongación de la calle Muro de Santa Ana. Fue destruida por una riada en 1897 como las siguientes pasarelas en 1949 y 1957, con reconstrucciones similares tras las dos primeras y con hormigón en 1960 la última y sin alineación recta con la mencionada calle. Pasarela que estuvo en servicio hasta el año 2011 para sustituirla por el actual Pont de Fusta con pilastras y alma de hormigón, pero con pavimento y barandillas de madera de teca, inaugurado en marzo del año siguiente. 

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

martes, 8 de diciembre de 2015

EL PALACIO DE LA SCALA

Archivo de Rafael Solaz

En 1908, tras unos meses de obras, el Palacio Scala de la plaza Manises presentaba esta suntuosa fachada, sin embargo, su aspecto interior no era tan palaciego. -Más bien parecía un pueblo- decía el cronista. 

Gran parte lo ocupaba Lo Rat Penat y el resto gente tan dispar como el Colegio de Procuradores, un fabricante de pianos y una sociedad de cocheros.

La obras que contribuyeron a ennoblecer el edificio se llevaron a cabo al avecinarse la celebración del centenario del nacimiento de Jaime I. La asociación valencianista, a falta de otras. quiso sumarse al acto.  Para el efecto se reunió la "Junta de Amadors de Nostres Glories" bajo la presidencia del Barón de Alcahalí. Con la autorización del Marques de Scala se tomó la determinación de investigar el estado de un artesonado gótico recientemente hallado de forma casual por las obras en una chimenea, y por su importancia proceder a su definitiva restauración, para ofrecer un lugar digno para la exposición jaimina que se sumaría a las previstas en Zaragoza y Barcelona.

Se iniciaron las obras con la curiosa anécdota de que apareció la momia de un impresionante gato que había quedado encerrado al colocarse el artesonado en el palacio del siglo XV. Lo Rat Penat contó con la colaboración económica del Ayuntamiento, de la Diputación y hasta del Consejo de Ministros.

Ello hizo posible la restauración de gran parte del Palacio: el salón, escaleras, capilla, otras dependencias y su fachada, con la reconversión de los ventanales imitando a los de la Lonja.

domingo, 6 de diciembre de 2015

BALKISS

 Con mi agradecimiento a la Farmacia Sanchis Raga

1935 - La Orquestina Balkiss se presentó ante los valencianos adictos a la diversion en el local del mismo nombre situado en el barrio dels Velluters en los inicios de 1935, en unas instalaciones con diferentes servicios, como café, barra americana y gran pista de baile que se presentaba como "la mejor de España", no en balde ofrecía al mismo tiempo un alto grado de confort así como calefacción central, según indicaba el publicitario que anunciaba su próxima inauguración.

Que su local era amplio lo prueba el espacio que ocupaba con puertas de acceso desde las cuatro calles que lo limitaban: plaza Pertusa 7, calle Rafol 1, Beata 3 y Flor de Mayo 14.

Con la apertura de la Avenida del Oeste en los años cuarenta que esponjó la zona, el Balkiss fue derribado y sobre su amplio solar se levantó un solo edificio con los mismos límites de calles. De la plaza Pertusa surgiría la calle del Pilar hacia la plaza con el mismo nombre. Flor de Mayo era la nueva y larga avenida, mientras que Beata y Rafol permanecen con sus viejos trazados.

Ya en los cincuenta, y en la esquina que forman las calles Rafol y Pilar se estableció en el sótano la sala de fiestas Balkis -que tomaba el nombre del nuevo "Edificio Balkis" que a su vez lo había tomado del antiguo salón de baile- pero en esta ocasión con una sola ese final, mientras la orquesta y a su diferencia, se situaba al ras del suelo.

La imagen de 1935 nos muestra en primer plano la Orquestina Balkiss entre solos de trompetas y ritmos de maracas.

viernes, 4 de diciembre de 2015

EL NANO DEL CARRER D'EN LLOP A SU NUEVO DESTINO.



1929- El traslado del “Nano del carrer d'En Llop” a un nuevo destino fue todo un acontecimiento popular. Tuvo lugar un 27 de agosto a las seis de la tarde. Con anterioridad a aquella hora tanto la plaza Castelar como las calles próximas se vieron muy concurridas de un numeroso público que no quería perderse la despedida de tan entrañable figura. La banda Unión Musical en su recorrido por toda la zona a los sones de música valenciana, acompañaba al Sr. Carbonell, el relojero de la Bajada de San Francisco, hasta el “carrer d'En Llop” donde en aquella jornada vespertina iba a convertirse en el segundo protagonista de la tarde.

“Piedra a piedra la piqueta demoledora hace desaparecer las características callejas...con la que se va una época de Valencia, llena de sugestiones y de sabor típico popular”, sentenciaba el cronista de Las Provincias. Los derribos en la zona se aceleraban, las últimas paredes de la plaza Castelar caían, la calle En Llop, con tan peculiar acto de ocurrencia popular, rendía tributo a las reformas cuando llegaba la última hora del “Nano”, grotesca estatua adosada a la pared, “origen de tantas leyendas y relatos fantásticos”.

Y así fue, pues a Juan Bautista Carbonell, el simpático y valencianísimo relojero, “poseedor de las más españolas patillas y del buen humor más oportuno y constante” se le ocurrió la feliz idea de organizar un acto para la ocasión de recibir, por decisión del Alcalde, la propiedad de tan extravagante figura. Amenizado con la música "dels dolsainers”, que aireaban sus fantasías, llegó el momento de desencajar del suelo la estatua de piedra con los acordes de la banda.

El Sr. Carbonell, socarrón como en él era habitual y ante la tristeza del momento”, exclamó a la concurrencia: 
-¡No som res en este mon!

El acto de despedida al “Nano del carrer d’En Llop" tuvo su éxtasis cuando D. Juan Bautista Carbonell, subido en un montón de escombros, pronunció unas emocionadas palabras con vivas a Valencia y al “Nano”, en estricto ambiente popular, con la ausencia de una larga serie de discursos, tan ostentosos siempre, propios en cualquier evento oficial que no era el caso.

Finalmente y con el disparo de una traca, una galera cargada con el "Nano" tomó rumbo hacia La Cañada para su destino en el interior de una finca, propiedad del Sr. Carceller, a quien el Sr. Carbonell tuvo la atención de regalar el popular obsequio que aquella misma tarde le había entregado el alcalde Marqués de Sotelo, que a su vez lo había recibido del Conde de Rótova, su propietario. 

miércoles, 2 de diciembre de 2015

EL COSO BLANCO

Archivo - La Ilustración Española 

1901 - En este año tuvo lugar la primera celebración del festejo del Coso Blanco en el marco de la Feria de Julio. Su originalidad venía de la ciudad de Buenos Aires, donde se celebraba la cabalgata en sus largas y anchas avenidas que le daban gran esplendor. Las estrechas y cortas calles de Valencia no eran las más convenientes y en la Alameda, lugar más adecuado, no era el aconsejable al estar reservado para la Batalla de Flores, ya muy arraigada en la ciudad, de la que, por otra parte, se temía una innecesaria controversia popular entre ambos festejos.

Bajo la dirección del Ateneo Mercantil, su promotor, y de acuerdo con el Ayuntamiento y comerciantes, se llevó a cabo la tarde del dia 27 de julio de 1901 ofreciendo sus calles un hermosisimo aspecto, donde la presencia del blanco color se manifestaba tanto en el ornato urbano, como en el de las treinta y siete carrozas que intervinieron a cargo del Ateneo, con la belleza de la mujer valenciana con su vestimenta albina bajo una lluvia de confetti y serpentinas que iba a convertir el adoquinado en un manto nevado: para el suministro se dispusieron de tres depósitos situados en Casa Campoy  de la calle San Vicente,  en Ferrandiz de la Plaza Cajeros y Jarque y Sena de la calle del Mar. Las tiendas y comercios estaban dispuestos a rivalizar en la decoración de sus fachadas a lo largo del trayecto, tal y como se habían comprometido, a las que también se les requirió cerraran sus puertas a la hora del comienzo de la cabalgata para el disfrute de sus empleados.

El programa de la Feria de Julio iba a enriquecerse con un nuevo distraimiento a lo largo de un recorrido que desde el Ayuntamiento iba a continuar por la calle San Vicente, plaza Reina, Mar, Cruz Nueva, Peris y Valero, San Vicente, plaza Cajeros, Bajada San Francisco para finalmente y desde la ya nominada como plaza de Emilio Castelar, volver a la calle de la Sangre para repetir dos veces más el mismo trayecto.

Se inició pues en la calle la Sangre, que tanto en la Casa Consistorial como en el resto de los edificios sus balcones se ofrecían con colgaduras blancas adornadas por flores, escudos y lazos formados con papel. Sobresalía la fachada del establecimiento La Palma, blanqueada desde todo lo alto a la acera. En la calle San Vicente, el tramo más largo, los vecinos compitieron en sus novedades, llamando la atención un balcón frente al Convento de San Gregorio del que salían dos grandes tirsos que sostenían un toldo de raso blanco con multitud de cintas. Otras no desmerecían y el balcón de la perfumería Robillard, engalanado con columnas y arcos renacentistas decorados con papel de seda, causaba sensación. Igualmente el edificio del Sr. Pampló producía gran efecto, como el comercio de los Sres. Sánchez de León con sus candelabros que sujetaban los toldos, blanqueados en la base y con guirnaldas en espiral arriba; Casa Conejos se mostraba cubierta de medallones y palmas, como la tienda de Amador que cautivó al público, cubierta por grandes flores y plantas tropicales. La Isla Cuba cubrió sus ventanales con colgaduras blancas y largos flecos, con guirnaldas en los capiteles, como se ve en la foto, chaflán calle San Vicente con plaza la Reina, con una tribuna para autoridades ante la Iglesia San Martín.

En la calle del Mar los industriales Sres. Muedra y Soler arrojaron desde sus balcones 125 kilos de confetti y 1.000 serpentinas de las manos de las señoras y señoritas Cuesta, Foulcombridge, Áriño y Pierrad. En la calle Peris y Valero sobresalía por su originalidad el taller de la modista Madame Prats y la papelería de Alpuente; en la esquina de El Siglo y de un mástil colgaba un cuadro en el que se leía "Coso Blanco"en letras de papel rizado. La Bajada de San Francisco estaba ataviada de blanco, tanto en sus fachadas como en el suelo, sobresaliendo La Esmeralda, y en la plaza Castelar el Círculo Valenciano llamaba la atención por sus adornos de colgaduras blancas, cabezas de caballo y pajaritas de papel. 

Y entre su rico anecdotario para el que sería necesario más espacio, destacó la curiosa denuncia del inapropiado nombre de Coso al considerar más ajustado el italiano Corso, en castellano carrera, mientras que el propuesto por el Ateneo se correspondía con el de una calle de Zaragoza.  

Por sugerir, no quedaba.

lunes, 30 de noviembre de 2015

SURCO


En el verano de 1956 se inauguró en Valencia, en el número 3 de la calle Pérez Pujol, una de las primeras tiendas especializadas en discos: Surco. Un moderno y lujoso comercio que ponía al alcance de los valencianos las últimas novedades musicales, nacionales e internacionales, con discos de microsurco de todos los estilos: música clásica, opera, jazz, melódica, pasodobles y, sobre todo, mucha música italiana tan de moda en los años 50.

                                              
La tienda se hizo rápidamente popular entre los aficionados valencianos gracias a la edición de una pequeña revista de difusión gratuita, Noticiario Surco, donde además de informar de las últimas novedades, se incluían entrevistas con los músicos y cantantes de moda: José Iturbi, Manolo Caracol o una jovencísima Carmen Sevilla.

En Surco también se vendían los más modernos reproductores de Alta Fidelidad y ¡con aguja de zafiro!

Esta aventura comercial se vio truncada por la tristemente famosa riada del año 57, que castigo duramente el centro de la ciudad, pero no acabó con este sueño de modernidad de unos jóvenes valencianos, ya que Surco continuó vendiendo discos durante muchos años más.

Texto de Mauro Guillén
Fotos de su archivo privado.


sábado, 28 de noviembre de 2015

EL BARQUILLERO: TIENDA DE ALPARGATAS.

Archivo: Rafael Solaz

1921 - Esta tienda fue muy entrañable en la plaza del Mercado. Como consta en el anuncio tenía su puesto frente a la Lonja, al lado de la iglesia de Sant Joan (los Santos Juanes), cuando aún el Mercado Central se hallaba en obras y, por lo tanto, no se había inaugurado.

Tal vez su propietario, Timoteo Arambul, se inspiró en el título "El Barquillero" por algún familiar próximo que se dedicaba a recorrer las calles de Valencia con la ruleta ambulante, aquél que invitaba al juego de azar repartiendo como premio los deliciosos barquillos, personaje muy popular por aquellos años. Tal vez. En la ciudad también había existido otro  comercio con este nombre: el de tejidos propiedad de Ros y Villanueva en la vecina calle de Ramillets (lo vimos anunciado en 1880 ofreciendo un completo surtido de géneros para lutos).

Pero volviendo a nuestra tienda del Mercado, vemos que estuvo ubicada en un punto estratégico para la venta de las omnipresentes espardenyes de careta, aprovechando la presencia de los labradores que asistían al mercado. No sólo vendía las alpargatas ya confeccionadas sino toda clase de hilos, cuerdas y artículos para fabricarlas.

Caseta número 20, un gran almacén de ruleta, huerta y cáñamo.

Texto de Rafael Solaz Albert

jueves, 26 de noviembre de 2015

LA CALLE CAMPANEROS


Archivo Municipal


Con los derribos llevados a cabo entre los años cuarenta y sesenta la plaza de la Reina dejaba de ser pequeña y triangular a costa de perder en sus flancos dos emblemáticas y concurridas calles: la de Zaragoza, protagonista de entrañables postales, y la de Campaneros, siempre ignorada por el souvenir viajero.

La calle Campaneros hacía esquina a la del Mar, desembocando en la plaza del Miguelete. Por este nombre ya era conocida en 1644, según un bando para la procesión de gracias por la rendición de Lérida al monarca Felipe IV. Posteriormente, por providencia del Almotacén de 20 de abril de 1706.

Calle en la que se alojaban desde tiempo inmemorial varios individuos dedicados al trabajo del bronce, con la construcción de campanas tan requeridas por la Valencia conventual con sus “mil torres”. En la antigüedad fue conocida como de la Corretjería Vella en su trayecto desde la plaza del Miguelete hasta sus primeras cuatro esquinas, y al resto del tramo, hasta la calle del Mar, se le llamaba la Drapería del Li. No obstante,  en una escritura ante José Tudón de 6 de junio de 1651, figuraba como dels  Pochets la calle que nos ocupa.

Vemos la foto de final de los veinte en la que destaca Bordados Bruna, con sus modistas especializadas en toda suerte de fantasías, “sus preciosos modelos en PLEGADOS para adornos. Figurines, vainicas y botones forrados”.

En la calle Campaneros 30, siempre abanderados de la novedad, en un día que se adivina frio.

martes, 24 de noviembre de 2015

EL FORN DE CANYA: "EL FORN DE BENICALAP"

El "Forn de Benicalap" de Manuel Benedito Vives (1897)

Ubicación

Se encontraba en la parte posterior de la Iglesia de San Roque en la plaza de la Virgen de Montiel. Flanqueando la escalera que da al templo se encontraba a la parte derecha. Formaban el espacio de su ubicación -siempre subiendo al templo- a la izquierda la alquería de los Mir llamada del "tio Rull", y había entre la alquería y el templo  un espacio (yo lo he visto como solar) pero que era la antigua “iglesieta“ de Benicalap. Frente al horno había un olivo centenario que estuvo hasta bien entrado los años ochenta, y un pequeño espacio que fue campo también de olivos. Oí de los mayores que a finales del siglo XIX y principios del XX, en el verano, acudían los feligreses de las alquerías para oír misa y que al no caber en la pequeña ”iglesieta“ se colocaban toldos para soportar el calor. El sacerdote que oficiaba venía en una “tartaneta” desde Valencia, ya que pertenecía en aquella época a la iglesia de San Bertomeu que estaba en la calle de Serranos (todavía está el campanario) que se derrumbó en la postguerra trasladándola como Colegiata a la avenida del Antiguo Reino de Valencia .

El Forn de Canya
  
Como he señalado estaba en la parte derecha de la subida de las escaleras de entrada en San Roque. Era un edificio rectangular que sobresalía de la línea de la iglesia unos treinta metros. Entrabas y en la parte izquierda había un mostrador de mármol donde se expendía el pan. Yo tendría unos ocho años y recuerdo que el mostrador para mí era muy alto, ya que tenía que apoyarme y con esfuerzo llegaba a recoger el pan y las sobras de dinero. Enfrente y entrando hacia dentro estaban unas mesas anchas  de madera, donde las mujeres del vecindario traían en unos lebreles la masa  que habían preparado en casa, y que envuelta en una mantita morellana daban forma al pan que se iba a cocer, redondo, alargado. Previamente enharinaban las “llandas”, colocaban la masa del pan, y el hornero, a pie de boca de horno, los metía dentro. Cerca de la boca del horno y encima de las mesas un palo lateral servía de apoyo a las distintas palas que el hornero usaba. Por la mañana y también por la tarde, traían  calabazas para asar, cacahuetes, boniatos... y sobre todo, a medio día, llegaban las cazuelas preparadas para hacer el arroz al horno de la comida. Eran un festín para la vista y las papilas olfativas cuando llegaban las fiestas y la celebración de los santos de las distintas casas. Todo venía preparado de casa, se colocaban en las “llandas” y se metían a hornear. Después cada cual celebraba y degustaba en las fiestas. El “forn” tenía en la parte derecha una escalera que daba a la parte superior donde estaban  las habitaciones de los propietarios. En esa parte habían unas ventanas que daban a un espacio donde se ubicaba, pared con pared, "casa Gracieta", a continuación la casa del párroco de Benicalap que lindaba con el “Portalet” y la "alquería de la Retora".



Plano de la zona

Era el horno más antiguo de Benicalap y la construcción podía ser muy bien de la misma época que los edificios laterales del conjunto. Los restantes hornos son de la postguerra: el “forn de Rosita” en el Camino Viejo de Burjasot,  antiguamente de Vicente Cifre y la Sra. Isabel que se trasladó a la actual "panadería Cifre" en el grupo Agrifersa de la avenida de Campanar; el “forn de España” en la calle Serratella y el “forn de la Tia Paca” y el de "las Rejas", ambos en la avenida de Burjasot.

Dulces que elaboraban

Tenían especial  fama “les malenetas de bizcocho, rosegons, almendraos, coques encaraes, panquemaos, coques en pases i  anous , coques de sachi...etc”.

Referencia al cuadro de Manuel Benedito del “Forn de Benicalap”

Recuerdo que lo que era la boca del horno, el soporte de las palas y las mesas ante el horno, están tal y como yo las retengo. También es exacto en la parte derecha del cuadro una ventana y una escalera que conducía al alcabor, el lugar donde se dejaba reposar la masa mezclada con la levadura para usarla al día siguiente. Los modelos son adaptados al cuadro. Hay que destacar que la chica lleva una cesta (sistella) que era muy frecuente su uso y que se confeccionaban con cañas.

Postdata

El horno se derrumbó para hacer una nueva edificación en los años setenta. A finales de los sesenta cesó la actividad trasladándose los últimos horneros al existente de la calle de las Comedias.


Texto y plano de Eduardo Donderis Folgado.

domingo, 22 de noviembre de 2015

PLATA MENESES

Archivo Rafael Solaz


1914 - La que fue muy popular Plata Meneses había adquirido en la segunda mitad del siglo XIX tal prestigio nacional que obtuvo en 1875 el título de Sociedad Proveedora de la Casa Real, por el que soñaban muchas de las firmas de mayor resonancia social de la época. Fundada en 1840 por Leoncio Meneses, dedicó su actividad al lucimiento de las mesas más granadas de la vida española, con sus productos de platería y cubertería de plata y alpaca plateada. Antes de que finalizara el siglo, Plata Meneses había conseguido su reconocimiento internacional, exportando a ultramar una lujosa orfebrería en la que también se había especializado, consolidando su prestigio con un Diploma de Honor en la Exposición Universal de Bruselas de 1910.

Centralizada en Madrid, tenía "casa" en Valencia, en la calle la Paz número 5, donde se publicitaba como "Gran Fábrica Nacional de objetos de metal blanco, bronce y otros metales" con más de 50.000 modelos diferentes. 

Para atender el mercado de la orfebrería religiosa, además de ofertar todo lo necesario para el culto divino, se ofrecía para el ornato en la construcción de altares, andas, tronos, carrozas, frontales, púlpitos, lámparas, ciriales... "cuantos objetos especiales puedan necesitarse".

En servicios de mesa para cafés, fondas y vapores, el Cubierto Plata Meneses, con su extenso surtido, había alcanzado justa y renombrada fama, y tal era, que le hacía estar presente en todos los establecimientos de la época, con uno u otro de sus productos.

Y en cuanto a objetos para regalo sus constantes novedades "y al alcance de todas las fortunas", hacían que su "casa" de la calle de la Paz fuese muy visitada por los valencianos, donde el "arreglo y plateado de cubiertos y demás objetos usados" era una tentación para mantener como nueva la cubertería familiar.

viernes, 20 de noviembre de 2015

DOÑA EUGENIA VIÑES


1923 - El día 10 de diciembre de aquel año fallecía la muy ilustre señora Doña Eugenia Viñes y Cases, viuda de D. Ramón Genovés y Plaza tras "haber sufrido con resignación santa la cruel enfermedad que ha minado poco a poco su existencia". 

Fue la gran promotora del Asilo de Nuestra Señora del Carmen, frente al mar, justo en el limite donde se separan las playas del Cabanyal y la Malvarrosa, donde se puso la primera piedra un 31 de agosto de 1916 para ser inaugurado tres años después, el 16 de julio. Pese a las dificultades de aquellos años las obras no se paralizaron ni un solo día, por la firme decisión de Doña Eugenia de ver terminado su deseo, que puso a disposición de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, cuando su enfermedad ya minaba su salud. El título del nuevo centro hospitalario fue debido a la devoción que desde su niñez había consagrado a la Virgen del Carmen.

Al entierro asistieron "los cleros de Nuestra Señora de los Ángeles y del Rosario, del Cabañal. Seguían los asilados de la Protectora de los Niños, San Eugenio, San Vicente y el del Carmen,...con toda la Comunidad de Madres Hospitalarias, que llevaban las cintas". Hubo una gran concurrencia de público como prueba de "afecto y de gratitud hacia la caritativa señora".

Tal y como nos dice Antonio Sanchis Pallares, investigador de los poblados marítimos, en su libro Historia del Grau, Eugenia Viñes "había escuchado las historias de su tío y de su padre, de las que éste se mostraba arrepentido". Al fallecer su padre y comentar el pasado familiar con su confesor desde la niñez, el Padre Luis Navarro, "dice la tradición oral que éste le aconsejo purificar el dinero así ganado por su padre", lo que le motivó la fundación de asilo.  

Su tio Eugenio Viñes, primo hermano de Vicente Viñes Roig, su padre, habían desempeñado una gran actividad marítima con una importante flota de barcos en El Grao, fruto de la actividad como traficantes de esclavos durante los años 1845 y 1866.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

PANORÁMICA DEL GRAO Y EL PUERTO.


Fuente: Exposición "Hechos de Agua"

1930 - Entre las más de dos mil fotografías que conforman la parte más importante de la exposición que ha promovido Aguas de Valencia para conmemorar su 125 aniversario y se podrá visitar hasta el 3 de enero en el Centro Cultural Bancaja de la plaza Tetuán de Valencia, destaca la panorámica tomada en 1930 del Grao de Valencia y el puerto desde un avión, un globo o un dirigible. En primer plano la estación del Ferrocarril del Norte, ex AVT,con la cubierta metálica que protegió del sol y las inclemencias atmosféricas a los viajeros que hasta 1916 utilizaron, principalmente durante los veranos, los trenes entre Valencia y El Grao para ir a la cercana playa de Caro, y la amplia playa de vías llenas de vagones de mercancías. Playa marina que desapareció cuando construyeron sobre ella los Astilleros de la Unión de Levante que fueron inaugurados en 1924.

La cubierta sobre dos vías de la estación fue destruida junto con la mayoría de las viviendas y almacenes del Grao que se ven en la panorámica por los bombardeos de la guerra 1936-1939 que los concentraron sobre las instalaciones portuarias y zonas aledañas. Se libraron de la destrucción total los edificios de las estaciones del ferrocarril y marítima, la iglesia de Santa María del Mar, las Atarazanas, parte de los tinglados modernistas y entre las viviendas la conocida Casa Calabuig. Menores daños en el Canyamelar, en la parte superior de la panorámica, ya que no era objetivo prioritario.La reconstrucción a partir de los años cuarenta del pasado siglo fue aprovechada para mejorar trama urbana y ensanchar viales, principalmente en el contorneo del puerto. 

Muestra conmemorativa de Aguas de Valencia, esencialmente fotográfica, donde el tiempo pasa rápido para los visitantes mientras se recrean viendo imágenes a través de seis pantallas táctiles y sus proyecciones sobre la pared de cambios urbanos, costumbres, festejos y vicisitudes que alteraron el convivir de los ciudadanos en siglo y cuarto.

Larga historia de la empresa que gestiona la potabilización de aguas de los ríos Júcar y Turia y las distribuye para el abastecimiento de la ciudad de Valencia, su área metropolitana y otros municipios de la provincia.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

lunes, 16 de noviembre de 2015

"EL TIGRE DE RUZAFA"


Archivo Rafael Solaz

1930 Ca.- Manuel Martínez, popularmente conocido como "El Tigre de Ruzafa" por su temperamento luchador e indomable, decían de él sus seguidores "que todavía no ha nacido el toro que le haga temblar".

Y para certificar su bravura el cronista recurría a la Geografía, toda vez que en su muslo derecho se tendían todos los caminos vecinales de la provincia de Teruel, mientras que en el izquierdo se asemejan todas las carreteras que algún día se observarán en la de Castellón; y en su pecho "veredas, caminos y hasta puentecillos de los que están en proyecto en Extremadura". En la zona abdominal, se vislumbraba el proyecto tan deseado de autopista que uniría Valencia con Madrid.

Para resaltar tan significativo mapa nacional, "El Tigre de Ruzafa" tuvo que curtir su piel en las enfermerías de plazas de toros de España, Francia, Méjico, Venwezuela y "otras plazas de este mundo y del otro, o sea de Europa y América". De tal manera, que cuando el médico de un coso taurino exigía a sus ayudantes una mayor dotación de gasas, árnica y yodoformo, estos sabían de inmediato que la presencia en la plaza de Manolo Martínez, justificaba la petición. 

En  Valencia, quien quería al "Tigre de Ruzafa" como un hijo, no podía ser otro que Paco Serra, médico de la enfermería, evidenciado por las tantísimas veces que lo había visto nacer entre sus manos.

Su agradecida cualidad era la del valor siempre, al que se unían en muchas ocasiones muletazos de gloria entre música y aclamaciones, con volapiés memorables sobre el morrillo, orejas y rabo, portado a hombros desde la plaza hasta la puerta de su misma casa. 

Manuel Martínez Solaz quien tomó la alternativa en Madrid en 1924, no estuvo entre las "glorias del toreo", pero durante 24 años paseó su Ruzafa querida por las plazas de todo el mundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...